domingo, 22 de octubre de 2006

Olvidados: María Jiménez y la canción protesta

Un momento para recordar a los olvidados. Incluso los olvidados de los olvidados, los que nunca salen en las colecciones retrofreak...

...hoy: María Jiménez y la canción protesta.


Ahora parece que Joaquín Sabina, o ese esperpento de sí mismo en que se ha convertido el otrora gran autor, se ha reinventado a María Jiménez en clave de canción de autor, copla y compromiso. Y no. No es así. Porque María, la grandiosa María, publicó su primer disco en 1976, con la producción de Gonzalo Garciapelayo, la guitarra de Paco Cepero, y un repertorio de canciónes de autor que abarca desde Silvio Rodríguez hasta Violeta Parra, pasando por Mario Benedetti y Alberto Favero, o Amancio Prada. Canciones maravillosas que escondidas tras la infame etiqueta de canción protesta, permanecían ajenas al gran público. Por eso los inicios de María Jiménez bien se pueden emarcar en la misma corriente flamenca, renovadora y comprometida, en la que se encontraban figuras como Lole y Manuel, e incluso Triana.

“Gracias a la vida” es un clásico atemporal de Violeta Parra, que popularizó en todo el mundo Joan Baez. La versión de María Jiménez es tan suya que se convierte en única, y su voz impertinente y apasionada le otorga un grito de libertad que encaja perfectamente con la composición. Para los puristas del género no dejará de ser una boutade, para mí, una joya a rescatar del injusto olvido. Una de tantas de María. Tal vez debí haberla puesto en "favoritas".




"Gracias a la vida" María Jiménez (1976)

3 comentarios:

guchiwoman dijo...

es chulísima la cancion interpretada por ella.

Anónimo dijo...

Lávate la boca para hablar del mestro Sabina.

Anónimo dijo...

Que el bloguero que se toma la molestia de hacer ese trabajo, acepte lavarse la boca para hablar de Sabina?
Que un chulillo le dé lecciones cómo armar ese tinglado?
No lo digo por mí, pero hay gente que para hablar de Sabina, no se lavan la boca. Se lavan el RECTO, con una lavativa de las más gordas, puesto que hablan de él con esa parte del cuerpo (humano).