martes, 6 de noviembre de 2007

20. De Alaska a Japón

Lo reconozco: el día en que salí de Oldies con el “Deseo Carnal” de Alaska y Dinarama todavía calentito, no puede soportar arrancarle el celofán y mirarlo y tocarlo antes de llegar a mi casa. Vivía absolutamente obsesionado con el single de adelanto, el fantástico “Cómo pudiste hacerme esto a mí”, que lo ponían mucho en Pachá y en todas las radios, y sonaba increíble. Esperaba el lanzamiento del lp como una monja espera en la plaza de San Pedro del Vaticano ver abrirse una ventana.
Y se abrió. Vaya si se abrió. Recuerdo a la perfección cómo subí de tres en tres los escalones para llegar a mi casa, cómo enchufé mi tocadiscos estereofónico Bettor-Dual y le aumenté el volumen. Unas campanillas, un cello, y la voz de Carlos Berlanga (ay Carlos, cuanto te echo de menos) que iniciaba una historia de celos y atropellos justicieros.



"Cómo pudiste hacerme esto a mí". Alaska y Dinarama. TVE. 1984.




Devoré aquel vinilo en varias escuchas seguidas. No en vano, por primera vez una banda de la llamada movida era lanzada por todo lo alto. Fui descubriendo canción por canción. “Isis”, un disco funk que nunca me cayó muy bien porque separaba mis dos canciones favoritas; “Ni tu ni nadie”, que me impresionó muchísimo porque era el temazo más irresistible que había escuchado nunca, y que más tarde se convertiría en el mayor éxito de la banda y en todo un hito para la época; la trepidante “Solo por hoy” o la sublime tristeza de “Falsas costumbres”. Y la tremenda, porque hay que ver qué tremenda es “Un hombre de verdad”, y que fantástico el funk electrónico que desplegaba y la declaración de principios que suponía. La vertiginosa “La Decisión”, que me enloqueció a la primera escucha. El encanto motown, colorista y divertido de “Víctima de un error”, y un bolero, que Alaska había incluido un bolero en su último disco y la modernidad temblaba confundida ante ello, “Deseo Carnal”, que era precioso y con arreglos de lo más exquisito, y además tras él venia el grandioso final: “Carne, huesos y tú”, un tema extrañamente atractivo, con solo voces y orquesta, que servía de epílogo perfecto para el disco perfecto.

Eran tantas y tantas cosas las que hacían de ese disco un disco muy especial... Para empezar la idea gráfica giraba en torno a la carne. Carne en contraportada con Carlos y Nacho guapísimos, carne en portada con Alaska minimizada al máximo por “un hombre de verdad” cuya armariada abarca buena parte de la fotografía, y carne, mucha carne en la funda interior, bajo los créditos, con un espectacular bodegón de carnicería selecta.

En definitiva: mi disco favorito de pop español. Aun hoy lo sigue siendo.

1984 fue un año estupendo para las bandas punteras de la movida. Al margen de lo de Dinarama, tanto Loquillo y los Trogloditas como Gabinete Caligari lanzaron sendos mini lp’s que enseguida pasaron a estar entre mis favoritos. “¿Donde estabas en el 77?” y “Cuatro Rosas” no tenían desperdicio, y el esperadísimo primer lp de Golpes Bajos “A Santa Compaña”, tampoco. Y por si fuera poco, tras varios singles Radio Futura saca su primer disco adulto, “La Ley del Desierto/La Ley del Mar”, concebido como un disco con dos portadas, dos caras bien diferenciadas, y un montón de canciones necesarias. “Escuela de Calor” fue todo un hit.



"La fiesta de los maniquíes". Golpes Bajos. Caja de Ritmos. TVE. 1984.




Ante tal aluvión de movida, no tuve más remedio que claudicar y abandonar definitivamente mi gusto por la canción melódica y sobre todo, mi gusto por Mecano.

Se acabó Mecano, se acabó definitivamente aquel estúpido bailecito con los brazos en paralelo de lado a lado (estúpido baile, pero que llegué a dominar a la perfección), y se acabó mi respeto desmesurado a un trío de pijos madrileños capaz de hacer moverse a medio mundo con una canción tan lamentable como “Maquillaje”. Tuve que reconocer que aquello de...


Allí me colé y en tu fiesta me planté
Coca-cola para todos y algo de comer
mucha niña mona pero ninguna sola
luces de colores, lo pasaré bien.


...no eran más que horribles ripios sin fundamento alguno, y no esos versos frescos y juveniles que retrataban a toda una generación, como yo defendía hasta entonces, a golpe de flequillo y hombreras.

Yo ahora era definitivamente moderno, y podía permitirme adorar a Raffaella Carrá o a Mina porque lo excéntrico también era (y es) moderno. Pero a Mecano no. Mecano era 40 Principales, cientos de miles de discos vendidos y montones de fans aborregados.
En 1984 todo el mundo crecía. Alaska metía una gran orquesta en sus canciones, Loquillo venía de Barcelona para cantarle a Madrid, y Radio Futura dejaba de cantar a la moda juvenil y empezaban a tontear con el pop intelectual de manera muy inspirada. Una de dos: o estábamos madurando, o empezábamos a perder esa frescura adolescente que siempre fue la esencia del mejor pop. O posiblemente, ambas cosas. Ley de vida.
Pero Mecano no. Mecano aun tardaría un par de discos más para empezar a hablar de dramas urbanos, amores lésbicos o pintores surrealistas. Una conversión que de todas formas nunca acabó de parecer creíble porque venía forzada por el declive al que el trío se vio abocado con aquello de “Japón”...

Entre miles de tornillos viven en Japón.
Son más de un billón, donde sale el Sol.
No son rubios no son altos, son tipo reloj.
En un metro hay dos, donde sale el Sol.


...y más ripios infumables, pero con melodías menos inspiradas, y además... además es que yo ya no los aguantaba, y la película esa del hermano petardo, el hermano culto, y la cantante andrógina, me causaba auténtica grima.

Fue precisamente cuando decidí dar la espalda a Mecano, cuando descubrí que me había convertido en un moderno de verdad, un moderno profesional. Forever.




"Japón". Mecano. TVE. 1984.

7 comentarios:

Tonino dijo...

Me encantan tus metáforas con monjas...

maiquel dijo...

a mí me encantaba "japón". vale que tenía como 6 años cuando salió, pero es que me molaba ver a la torroja con su martillo dar golpes en un yunke. le preguntaré a freud por qué, pero bueno.
y qué fuerte, he empezado a escucharla y bufff, no será esto mi comienzo irracional hacia el amor por nine inch nails y los sonidos industriales de fábricas y chorros de vapor???
ministry y mecano inventaron el industrial!!!

por cierto, no dicen "son tipo robot"? yo siempre la he cantado así.

DANCING QUEEN dijo...

Qué razón tienes cabrón!!! a veces cuando leo tus parrafadas (dicho con cariño) es como leer el diario de una vida musical paralela en muchos aspectos a la mía. Pero como dice maiquel a mí siempre me ha gustado mucho "Japón", estos días por circunstancias volví a escuchar a Mecano y se me ha hecho insufrible, sólo salvo "Japón" y "La fuerza del destino" pués yo siemrpe fuí del lado oscuro del hermano petardo, al hermano culto lo tengo atravesado y no puedo con él ni en pintura, con sus frases enreversadas y rizadas hasta el rizo más enrizado de shirley temple, su cuadro de bifrontismo y su cara-vista anuncio de signal lo odio hasta la muerte más profunda a dos metros bajo tierra como mínimo. En cuanto al "Deseo Carnal" fué una bomba que estalló en mí con toda su lujuria contenida desde hacía mucho tiempo, (hagamos examen de conciencia y reconozcamos el pecado de que a todos nos pone unas cuerdas y unos vientos entremezclados en unos temas) y no digamos ya con música y letras más que nunca Berlanganianas. Para mí, "Isis" fué todo un himno, y "La decisión" una invitación a no parar de bailar de mis pies, y el "Carne, huesos y tú" del directo de La edad de oro impagable. No recuerdo vivir un frenesí tan brutal, musicalmente hablando, hasta que un año después apareció el primer LP de Peor Impossible producido precisamente por Marcos Mantero, el que fué teclista de Dinarama tanto en "Canciones profanas" como en "Deseo carnal".

javiermadrid dijo...

¡¡¡Me ha encantado el blog ¡¡

Gracias por compartir este monton de canciones...

respecto a Japon,creo que era "demasiado moderna" para esa epoca...aunque creo que Mecano solo queria darse un viajecito a costa del videoclip.
A mi me gusta mucho esta cancion...no se porque.

Alberto dijo...

Creo que has sido algo injusto con Mecano. Ripios los había, hay y habrá en todos lados porque es pop y Japón es una joya.

Jordi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jordi dijo...

Yo tambien creo que has sido injusto con Mecano. De hecho hoy en dia hay muchos de los seguidores de Fangoria que les parece tonto y hortera lo de Alaska y Dinarama. A ti te ocurrió eso con Mecano.
A mi en cambio no me gusta nada Fangoria, prefiero la Alaska de Ni tu ni nadie.

La condicion social no creo que deba ser motivo de crítica, yo no se si eran pijos o no, pero creo que eso no importa demasiado. Nos gustó a muchos y algunos de sus temas son fantásticos. La banda española que más discos ha vendido aqui y fuera de nuestras fronteras (mas de 25 millones), dieron ideas y marcaron el camino a seguir. Otros van de alternativos y luego es solo fachada.

Y Para mi el mejor disco español de aquella época sería cualquiera de Tino casal. Eso si era ser moderno, aún lo es hoy en día.